Para que no me extrañen...

viernes, agosto 04, 2006

Lo que me dijo al oído...

Lo que me dijo al oído antes de despedirse esa mañana

Cuando llegué de comprar el desayuno de la tienda Norma había puesto Bossa Nova y se había metido a bañar. Encontré la cama aun deshecha y llena de su aroma, tibia como esa mañana, cerca de la puerta del baño descubrí sus pantaletas olvidadas, las tomé un momento, vibraban a ella, resumaban las caricias y la locura de anoche; volví a la cocina y me dispuse a preparar el desayuno.

-¿Amor? – la escuché llamar.
-¿Sí?- pero no contestó.

Momentos después irrumpe cual diosa con su cabello castaño húmedo y ropa interior, le miro estirar sus brazos que se escapan por mi espalda y coloca un beso rosa en mi boca, el desayuno puede quemarse, la Aurora de rosáceos dedos estaba en mi cocina y lo demás podía irse al diablo.

-Voy a vestirme.- me dijo con su vocecita tierna.
-¿No desayunas?- Burroughs había tenido una gran idea con el título de esa novela.
-Voy de compras.
-¿Por eso dejas tus pantaletas por ahí?- reclamé travieso.
-Era una migaja de pan, una pista para ti… - se volvió hacia el cuarto y desapareció.

Serví un solo plato y me senté a desayunar un poco triste. Cuando volvió seguía siendo la misma diosa vestida para salir de compras, su boca sonreía traviesa pero sus ojos me acariciaban la barbilla.

Se acercó y me besó la nariz, su aliento pasó por mis mejillas. “No te vayas”, le dije.

Su aliento de brisa mañanera se detuvo en mi oreja y susurró: “Te dejé unas pantaletas bajo la almohada”, se dirigió hacia la puerta para volver a desaparecer dejándome con aquel regalito maravilloso.

Fin
Hasta luego

9 comentarios:

Anónimo dijo...

pinche chuy, estuvo bien chido,


descartes

Anónimo dijo...

Por favor chuy, no debo robar tangas o cuando menos que me las enseñen y tú la pones en la mera carota. Por favor.

Anónimo dijo...

No, por Dios, es algo maravilloso. por piedad me permiten sacar copia.

Anónimo dijo...

Ya lo tengo es mi adoraciòn, es como tener a Sàbato, Borges, Fuentes, les puedo decir algo... QUE CHINGÒN CUENTAZO

La Mort dijo...

Me halagan, ponerme a la altura de Sábato, Borges, Fuentes!... Yo no podría decirlo... Gracias

Anónimo dijo...

Claro te lo ratifico, porque he seguido por mas de 20 años a estos escritores. Y se lo que hago... si no para que decir... Me caes bien por sincero. Mira cuando vi a Sàbato en un coloquio de Cervantes en Guanajuato lo que me dijo: Escriban para salvar su propia existencia, para que màs te digo, a mi me encanta tu estilo y las tanguitas. aclaro no las robo. He cumplido con el mandamiento de Mrài lasciva. Saludos Gigante

nihilista dijo...

Chales, seria mi trofeo, esas tanguitas.

nihilista dijo...

Oyes, porque no me mandas unas tangas. te lo agardeceria. Por foto. Sale. Felicidades

nihilista dijo...

Regreso y digo. Que hermoso regalito. Felicidades.