Para que no me extrañen...

lunes, enero 22, 2007

Vuelvo a estar enojado con la poesía

La poesía con sus versitos estúpidos hace promesas que no pretende cumplir, o quisá habla de cosas que se imagina que pudieran pasar, pero igual ni pasaron ni van a pasar. Imagino también que habla de sitaciones tan hermosas e ideales que tan sólo se quedan en idea y los lectores de poesía ingenuos pues nos quedamos con las ganas de que ésas imágenes sean más que meras palabras articuladas para que suenen bonito.

Es por ello que estoy nuevamente enojado con la poesía, que no ha cambiado su actitud desde la primera vez que lo hice. Me parece bien que así se quede para aquellos que temen que sus sueños se cumplan o los que estan enamorados del amor; para mí no, a mí me cumplen esas promesas o pueden irse a chiflar a la loma.

Vaya que lo mamón(en el sentido freudiano de la palabra) y lo histérico se me ha salido últimamente.

Au revoir

No hay comentarios.: