Para que no me extrañen...

miércoles, agosto 27, 2008

Al diablo con sus frases de cortesía

Por favor, porqué decir "Nosotros le hablamos" cuando ni por asomo volverá a ver el currículum, esas estúpidas frases de cortesía sobran, son más groseras que un simple "Lo sentimos, usted no es lo que estamos buscando", nuestra autoestima no va a ser menos golpeada porque nos digan frases dichas con una sonrisa y un trato de amigos más que falsa, vayan a rechingar a su putísima madre con su falsa cortesía.

Es tonto (y muy inocente) decir que si no lo siente, no lo diga. ¿Dónde les enseñan tanta mamada? Obviamente en uno de esos cursitos cursis de "amaestramiento", como perritos de circo, suena el silbato y se paran de patitas y sacan la lengua, tenga su reforzador. Formulismos laborales, palabras amables y chuecas, promesas dichas como si soltaras la diarrea por ahí. Nos hablan como si estuviéramos en la pelicula mas melosa y cursi, de manita sudada y besitos de piquito cuando en realidad nos habla Conchita de Ese oscuro objeto de deseo, tremendos cabroncitos que necesitan una buena madriza hasta que mojen los calzones a ver si entienden.

Por favor, quienquiera que sea, déjense de mamadas con sus frases de cortesía, de esas que hay que decir por amabilidad; no, no es ninguna amabilidad regalar flores con ántrax. No jueguen conmigo, el juguete les puede resultar rabioso.

Au revoir.

No hay comentarios.: