Para que no me extrañen...

lunes, mayo 04, 2009

Las apariencias casi engañan

Soy muy ingenuo a veces y me dejo llevar por las apariencias, por fortuna tengo un "sexto" sentido (llámese malestar difuso) que me dice que algo no checa con lo que percibo, entonces mi imaginación me lleva tras bambalinas, las cosas se vuelven más sencillas y transparentes.

La gente verborreica y fanfarrona, esa que presume datos oscuros que ha leído por ahí, he encontrado que casualmente han leído libros que otros no, saben datos que otros no, incluso datos inútiles que los hacen parecer gente cosmopolita. Realmente admiro la habilidad de algunos potosinos que cuentan historias realmente sorprendentes. Podemos decir que saludan con sombrero. Lo peor de todo es que no pueden llevar una convesación, si uno aporta más datos del tema, rápidamente vuelven a lo suyo o hacen caso omiso.

Lo peor de todo son esos tipo que dan consejos que nadie les ha pedido, y lo hacen alzando un dedo como estúpidos sabihondos que son. Recuerden: La memoria es la inteligencia de los pendejos.

Au revoir

No hay comentarios.: