Para que no me extrañen...

jueves, agosto 17, 2006

Extraño cada detalle...

Extraño cada detalle de la poesía en tí:

Si estoy escuchando aquellos discos que sacuden el polvo del olvido a mi corazón; cuando camino por las calles lluviosas del viejo centro sin contar tus pasos a mi lado; cuando me dan ganas de estar sentado en silencio tomando tu cintura y de vez en vez oler tu cabello; o si quiero ir al antiguo mirador y comprobar que la ciudad sigue igual como cuando el sol se va a dormir y las luces se encienden y tú me abrazas para enroscarte en mi pecho. Te extraño en esos momentos que voy manejando el coche y preciso de acariciar tu pierna o tu mejilla aún a sabiendas que puedo provocar un accidente por ese pequeño gusto; extraño no escuchar tu voz en mis incursiones nocturnas a altas horas de la madrugada por la avenida principal; cuando despejaba tu vientre y lo devoraba a besos terminando por tu ombligo como un hoyo negro que me absorbía para perderme con tus latidos como lo único que sostenía mi universo. Para verte descalza de tus piecitos de ángel escuchando el sonido quedo de tus pasitos que van hacia la cocina apresuradamente. Cuando hacías caso a mis sugerencias y nos abrazábamos desnudos en la cama y veíamos salir la luna por la ventana...

Parece que los he perdido en algún cuarto de luna que se fue contigo cuando cerraste la puerta al partir...

Au revoir

2 comentarios:

Barbara dijo...

nada!!...solo pidele perdon... o perdonala y vuelve ser feliz....

La Mort dijo...

Soy feliz, perdonarla o pedir perdón? Sólo quería ilustrar lo que me gusta compartir con la mujer que me ame...