Para que no me extrañen...

miércoles, agosto 01, 2007

Falo, falo, falo

Luego de sufir un golpe bajo con el módem, vuelvo a la web con mis pensamientos ociosos. El título original que pensé para este post era "Pene, pene, pene" pero me pareció más exacto usar falo, y más correcto.

¿Porqué falo? 1.- El falo no simboliza necesariamente el pene, y viceversa. Sólo cuando se usa como símbolo de poder. 2.- El falo, como un cetro de Rey, es el símbolo de poder.

Entonces se habla de la característica del hombre muy suya: la competencia, de ahí la escena clasíca de cualquier grupo de hombres peleando por ver "quién es el que la tiene más grande", esto luego de la adolescencia se transforma en miles de presentaciones: coches grandes de motores potentes y ruidosos, motocicletas igual de potentes y ruidosas, puestos altos o de más poder, tecnología "de punta" (vaya, ¿no pudieron disimular la referencia fálica?), tener la mujer más hermosa, televisores más grandes (juar juar, aquel que tenga Home theater ya se chingó a todos), todo, pero todo lo que se pueda obtener a lo grande, excepto, quizá, los celulares, que es lo único que tiene lo hombres de tener más chiquito, pero con eso que ya tienen cámara, internet, y música, pues ya casi no.

Escalas aún más grandes: futbol, competencias, olimpicas, carreras de coches. Aún MÁS GRANDES: la guerra con sus misiles (de forma fálica, por supuesto) cada vez más grandes y potentes.

En verdad, si quieren paz pues estén en paz ustedes mismos, todo empieza desde adentro, no hay vuelta de hoja.

Hasta la próxima medición de penes.
Pd. El pene no tiene huesos, por si alguien se imaginaba que sí.

No hay comentarios.: