Para que no me extrañen...

sábado, mayo 31, 2008

El catch de Barthes

Alguien dijo que todo lo que se tenía que decir ya se había dicho, supongo entonces que vamos siempre adaptando el texto a la situación y la época, sin embargo, si hacemos un relato de cada época, pareciera que contamos el mismo cuento una y otra vez. La Historia y la evolución del hombre son cíclicas, como cada elemento del universo.

Y digo toda esta palabrería pues quiero comentar sobre el ensayo de Roland Barthes sobre el Mundo del catch en su libro Mitologías (1956), que traducido a perro es la Lucha libre. Como toda persona que haya visto livha libre pensará que es algo actuado, puedo justificar tontamente que pues la lucha es un deporte y como tal tiene reglas, no es pelear por pelear, no excluyo las emociones que se pueden suscitar dentro de su ejercicio, pero la agresión o la violencia no son los ingredientes; aquí es cuando entre el espectáculo de golpearse con sillas, llaves y lo que esté a la mano, ya no es el arte de la lucha, es una vil pelea de dos bravucones. En fin, la Lucha libre es un espectáculo excesivo.

La lucha libre para el público mexicano se ha vuelto un lugar donde puede descargar uno sus propias frustraciones y enojos: si dos personas se están dando en la madre en un cadrilátero (o un extraño "hexilátero") qué ha de tener de malo que pueda echar un par de mentadas de madre, lo que me parece más curioso de esto es que los grupos más vulnerables dela sociedad, niños y ancianos, son los que dicen más palabrotas que un estudiante de secundaria en una sola hora. La agresión está legitimizada, entonces, ¿dónde quedó el arte, la técnica? Me imagino que soy un ñoño que le gusta saber qué esta viendo, por eso antes lee o se instruye para disfrutarlo mejor. Barthes dice que la Lucha libre se explica así misma: toda la trama y explicación suceden ahí mismo, es totalmente autoactualizante. Observamos la eterna lucha del bien y el mal: rudos contra técnicos. Los últimos, respetuosos de los métodos; los primeros, más listos, bailan enel borde de lo pernimitido y lo prohibido.

Entonces si los rudos en su juegueteo hacen algo ilegal, los técnicos estrán en cierto derecho de "darles su merecido", la justicia triunfa, el equilibrio está restaurado. Pero si ganan los rudos, la injuria pronto será vengada...

Sea como sea, la Lucha libre es arte, desahogo, desquite, espectáculo, deporte y equilibrio.
Hasta luego

No hay comentarios.: